lunes, 11 de mayo de 2015

Historias de mi blog

La historia (parcial) de los cambios de dirección (y de título) de mi blog

La razón que mi blog haya cambiado de dirección web (como mínimo la razón que no conserve el nombre de la primera dirección web que puse), es qué cuando empecé a publicar el blog no creía que eso de la dirección web fuera importante, no creía que todo el mundo se fijaría en el nombre de la dirección que había escogido. La primera vez que escogí una dirección web le puse la primera tontería que me pasó por la cabeza, creía que eso de la dirección web sería un trámite sin importancia... Creía que lo importante sería el título del blog... A medida de ir publicando posts me percaté que no, me percaté que la gente se fijaba más en el nombre de la dirección web que no el título del blog...

Después “perdí las llaves” de mi blog, y al crear otro aproveché para encontrar una dirección web que no fuera cargante si la gente se fijaba en ella... cosa que evidentemente hicieron, “pasando” del título del blog, que era en lo qué debían haberse fijado...

El resto de las veces que he tenido que escoger nombres para las direcciones web de mi blog ha intentado seguir los mismos criterios de neutralidad y discreción.

* * *

Ahora el título de mi blog es Llaços imaginaris (Lazos imaginarios en castellano), pero la dirección web no coincide con el título, por la sencilla razón que la “c trencada: ç” del título en catalán me pareció que no sería aceptada como letra para una dirección web (al no existir como letra en el alfabeto anglosajón; tampoco existe en castellano), y pensé que sería mejor escoger un nombre homofónico al título: “llacs imaginaris” (“lagos imaginarios”, en castellano), que no tuviera ninguna “c trencada: ç”. Tampoco me lo pensé demasiado y quizá debería haber pensado más en ello.

* * *

He cambiado diversas veces de dirección web y el título del blog, pero el blog en sí, los contenidos, han sido siempre más o menos los mismos, aunque al principio hablaba más de libros; pero, haya hablado de lo que haya hablado, yo siempre he sido la misma.

* * *

Pronto celebraré los diez años de hacer el blog, el objetivo que me marqué al cabo de poco de empezar. De todos modos, como he estado temporadas laaargas sin publicar, quizá los diez años –aniversario-, no coincidirán con los diez años de escritura efectiva... O sea que quizá debería posponer la celebración del décimo aniversario un par de añitos... (para llegar a los diez años de escritura efectiva, quiero decir). No lo sé, no lo sé... Ya se verá.

Admiro a los blogueros que empezaron más o menos como yo, y que no han cambiado nunca “de casa”, admiro su lista de meses interminables en el archivo. Pienso que la mía también lo sería si yo no fuera tan precipitada, y eso me anima a ser constante en la dirección y el título que uso ahora.


3 comentarios:

cHeLo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cHeLo dijo...

Hablo hablo... ;-)
A ver, varias cosas: me encanta el título de tu Blog (es el título, en el blog de otra persona, lo que me ha traído hasta aquí; en segundo lugar, ¡¡10 años!! eso es genial; y por último, coincido contigo en lo que dices en tu último párrafo, en lo de admirar a las personas que escriben y publican día sí, dia también.
A mí personalmente me cuesta elaborar cada entrada, y también me pasa un poco como a tí, que la esencia del mío son las películas (tema que inicié un poco al azar), pero también estoy introduciendo otras cosas más personales.
¡Mi enhorabuena por el tuyo! A mi me parece genial.

Clarissa dijo...

¡Hola! Me alegro que te guste mi blog.